¿Estamos listos para continuar iniciando nuevas iglesias?

Este artículo fue escrito por Francisco Gómez. Gómez ha servido, desde enero de 2008, en la Convención Bautista del Estado de Arkansas, como Consultor de Ministerios Hispanos y ahora como Estratega de Plantación de Iglesias Hispanas.

En un estudio reciente realizado por la SBC, se aprecia que las iglesias hispanas han ido creciendo y multiplicándose en términos porcentuales en todo Estados Unidos, así como las iglesias afroamericanas. Sin embargo, esto no significa que tengas que dejar de acelerar. Más bien, debemos aprovechar este mover de Dios y unirnos a Él en lo que ya está haciendo. Como hispanos, podemos marcar la diferencia en el movimiento de plantación de iglesias.

TENEMOS UNA NECESIDAD DEMOGRÁFICA ENORME

El pueblo hispano en los Estados Unidos ha experimentado un desarrollo demográfico acelerado en las últimas décadas. Los hispanos son uno de los grupos de más rápido crecimiento en los EE. UU. Aquí hay una imagen muy general de ese crecimiento en números redondos:

1980—14 millones

1990—22 millones

2000—35 millones

2007—45 millones

2015— 56 millones

2017—58,838,000 (Esta cantidad de acuerdo a https://www.pewresearch.org)

¿Cómo ha sido el crecimiento de los hispanos en el estado de Arkansas?

1990—19,876

2003—100,379

2010—186,050

2014—205,000

 Según la Biblia, Dios quiere que “nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3: 9).

LA NECESIDAD ES GRANDE, PERO NUESTRO DIOS ES MAYOR

Dios se ha caracterizado por mostrar su grandeza a lo largo de los siglos. Él puede hacer todo.

Dios tiene el poder para comisionarnos

El pueblo de Israel estuvo esclavizado en Egipto por más de 400 años (Éxodo 3: 9). Clamaron a Dios por liberación. Entonces, decide buscar un líder para liberar al pueblo israelita de su esclavitud. Aparece en una teofanía a Moisés en el monte Horeb y dice: “Ven ahora, pues, y te enviaré a Faraón para que saques a mi pueblo de Egipto …” (Éxodo 3:10). Dios encarga a Moisés dicha liberación. ¡Dios es el Dios que envía!

Dios envió a Moisés con una comisión, es decir, con una comisión o tarea específica; como hizo Jesús con sus discípulos y por extensión con cada uno de nosotros. ¡Somos enviados a hacer discípulos! ¡Y qué mejor manera de hacer discípulos que mediante la plantación de nuevas iglesias! … Pero, ¿quizás digamos cómo lo hacemos? ¡No estamos listos!

Dios tiene el poder de equiparnos

En el encuentro con Moisés, Dios lo equipó para llevar a cabo la comisión encomendada.

Primero, lo equipó con supresencia. 

Moisés no se sintió competente para cumplir con la comisión. Como muchos hoy en día, se preguntó “¿Quién soy yo para …?” (Éxodo 3:11). Muchas veces nos enfocamos en nuestras limitaciones y debilidades; no vemos que no estamos solos. ¡Dios esta con nosotros! Su presencia es indispensable para la plantación de iglesias así como para cualquier tarea que nos confíe.

Dios respondió a Moisés: “Ve, que yo estaré contigo” (Éxodo 3:12). ¿Fue la promesa de la presencia divina exclusivamente para Moisés? ¡Por supuesto no! La Biblia tiene muchas, muchas referencias a esta promesa aplicada a otros siervos de Dios y a los cristianos en general (Josué 1: 5; Hebreos 13: 5; Mateo 28:20). Según la cita de Mateo, el discipulado tiene lugar en una tensión entre el poder del Señor Jesús y su presencia.

La plantación de nuevas iglesias es posible gracias a la presencia constante de Dios con nosotros.

En segundo lugar, lo equipó con los recursos menos obvios.

Cuando vemos la necesidad de comenzar iglesias, nos asusta pensar en una tarea tan tremenda, pero ¿ha cambiado Dios? ¿No es el Dios de Abraham, Isaac, Jacob y Moisés el mismo Dios al que servimos? Los recursos pueden parecer insignificantes e insuficientes, pero en las manos de Dios se convierten en todo lo contrario. Dios les agrega valor y los multiplica.

¿Con qué recursos equipó Dios a Moisés? Leamos Éxodo 4: 1-9. Es interesante notar que Dios usó tres cosas que Moisés ya poseía, no le dio algo extra como un ejército y armas poderosas. Dios usó los recursos que siempre estuvieron allí frente a los ojos de Moisés: una vara que se convierte en serpiente y viceversa, su mano que se vuelve leprosa y luego sana, y un poco de agua del río que se convierte en sangre. Estas tres cosas pueden considerarse de muy poco valor desde una perspectiva humana, pero Dios mira lo que puede hacer con ellas. Muchas veces no iniciamos nuevas iglesias porque creemos que no tenemos los recursos necesarios, pero Dios puede usar lo que ya poseemos de una manera poderosa para Su gloria.

Dios ya ha estado trabajando en la plantación de nuevas iglesias. ¿Están usted y su iglesia dispuestos a unirse a Dios en esta tarea?

Si desea comenzar personalmente una nueva iglesia, o desea que su iglesia sea una iglesia patrocinadora o que apoye a otra iglesia patrocinadora, comuníquese con Francisco enviando un correo electrónico a fgomez@absc.org.

Share this article

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email